¿Parto natural o cesárea para más de un bebé?

En un parto múltiple es más alta la probabilidad de que sea necesario practicar una cesárea que en un parto individual.

SEn un parto múltiple es más alta la probabilidad de que sea necesario practicar una cesárea que en un parto individual. Aunque todo depende, es posible que también se presente un parto natural. La decisión depende de varios factores como por ejemplo la posición fetal de los bebés, entre otros.

Parto natural o cesárea

La elección entre cesárea o vía vaginal depende de varios factores:

  • La posición de los bebés.
  • La evolución del embarazo.
  • El momento en que se desencadene el trabajo de parto. Si se trata de un parto prematuro no es posible la vía vaginal.
  • El estado de la mamá y de los bebés.

Lo que debes saber del curso de preparto

Los mellizos, si ambos bebés se encuentran con la cabeza hacia abajo y no existen otras complicaciones, por lo general nacen por vía vaginal.

En los embarazos dobles, sin embargo, menos del 50% de los bebés se encuentran al momento del parto en posición cefálica. Con frecuencia uno o los dos se encuentran en situación transversa (acostados en tu abdomen) o en posición podálica (sentado).

En estos casos, uno o los dos bebés nacen por cesárea. En el caso de trillizos y partos de más bebés aumenta la probabilidad de un parto por cesárea.

No olvides consultar cualquier duda o miedo que tengas con tu médico. Es él quien debe darte la tranquilidad para tener un buen parto.

Te puede interesar

Insomnio y cansancio durante el post parto

Cuando el bebé está en casa, tus momentos de descanso dependen de su sueño. Incluso, es común que no logres dormir cuando tengas la oportunidad de hacerlo. Por suerte, se trata de una etapa que lograrás superar siguiendo algunos sencillos consejos.

  • Descansar no siempre implica dormir: si tu bebé está durmiendo y no tienes sueño, puedes aprovechar ese momento para hacer algo que te gratifique. Leer algo ameno, escuchar música o hacer ejercicios suaves puede resultar reparador. Prueba mantener una respiración lenta durante algunos minutos para reponer energía y relajarte.
  • Buena alimentación: el cansancio suele crispar los nervios; por eso, ayúdate con una buena dieta y evita las comidas pesadas, las bebidas colas y el café. Prueba infusiones alternativas de tilo o valeriana. También ten presente que no es momento para obsesionarse con dietas para bajar de peso.
  • Pasea a tu bebé: si tu pediatra lo permite, y no hace mucho frío o calor, puedes llevar a tu bebé de paseo en el cochecito por tu barrio. Cuando caminas te ejercitas y recuperas energía.
  • Apoyo familiar: puedes aprovechar los fines de semana para lograr un descanso más profundo. Busca delegar los cuidados de tu bebé en tu marido o en los abuelos. Cambiar los pañales o dar el biberón puede ser de gran ayuda para revertir parte del agotamiento que acumulas en la semana. Además, es importante que la familia esté atenta para advertir cualquier signo de depresión post parto, típico de este período.

Te puede interesar