Primera ecografía de embarazo en la semana 20

Cada vez es menos común que las mujeres embarazadas tengan su primera ecografía de embarazo en la semana 20. Por lo general esta ecografía solía ser la primera oportunidad para que la mayoría de las madres vieran a su bebé, era una larga espera.

Ahora, es frecuente que la segunda ecografía se realice durante ésta semana y la primera se realice durante la semana 12 con el fin de detectar anormalidades cromosómicas.

Otro nombre para la ecografía de la semana 20 es anomalía fetal o morfología fetal y se puede hacer en cualquier momento entre las 18 y las 20 semanas de gestación. No te preocupes si no tienes la oportunidad de realizarte la ecografía en ésta semana, puedes hasta en la semana 22.

El propósito de esta ecografía es evaluar el desarrollo (posición de la placenta, el corazón, los pulmones demás órganos) y el crecimiento del feto, además de detectar cualquier anormalidad.

Adicionalmente, realizarse este examen ayuda a calcular el período de gestación en el que se encuentra para ver si coincide con los estimados por la madre. Esta también es una oportunidad para que los padres descubran el sexo (género) de su bebé ya que la identificación del género es bastante precisa en esta etapa.

¿En qué consiste la primer ecografia de embarazada?

La ecografía de la semana 20 de embarazo utiliza la misma tecnología que todas las demás ecografías abdominales. Ondas de sonido de alta frecuencia rebotan sobre las estructuras internas del bebé, y el líquido amniótico que lo rodea, creando una imagen de lo que hay dentro.

Recuerda que la ecografía de la semana 20 es un barrido visual diagnóstico el cual es un procedimiento médico y no solo una forma para que los padres vean su bebé y aunque es un privilegio poder ver a tu bebé de cerca y en persona, recuerda que solo es una ventaja añadida a la razón por la cual se hace una morfología fetal.

¿Debo realizarme la primera ecografía de embarazo en la semana 20?

No, no tienes que, pero aunque tu profesional de la salud te lo recomiende. Tú tienes la última palabra sobre si deseas realizártela o no. Algunas madres prefieren evitar saber cómo se ve su bebé y dejar que la naturaleza tome su propio curso.

Para algunos padres los sentimientos pueden ser profundos al momento de afrontar que su bebé pueda tener una anormalidad y enfrentarse al dilema de decidir qué hacer, en términos de si continuar con el embarazo o no, a partir de la recomendación derivada de una ecografía. Las creencias espirituales y religiosas pueden ser un factor importante.

Otros le tienen tanto miedo a lo que se pueda detectar durante la ecografía de la semana 20  que optan por evitar la experiencia en su totalidad. En casos donde hay antecedentes familiares de trastornos genéticos, puede ser necesario un acompañamiento para ayudar a los padres a tomar la decisión correcta.

Algunos padres prefieren conservar la mística y la sorpresa de conocer a su bebé por primera vez cuando éste nazca. También, algunas parejas pueden tener la idea de que en el pasado no existían las ecografías y la mayoría de los embarazos resultaban en bebés sanos. Adoptar esta filosofía puede ser benéfico para algunas parejas.

¿Es clara la ecografía de la semana 20?

Si, te sorprenderá el detalle que la ecografía proporciona. Prepárate para sentirte conectada con tu bebé y tal vez abrumada por sentimientos de amor. Muchas madres lloran cuando ven a su bebé de una forma tan realista, al igual que su pareja, ya que pueden sentir sentimientos similares.

Para los padres, que no han experimentado los síntomas del embarazo de primera mano, ver a su bebé en una pantalla puede ser la primera vez entiendan realmente que su bebé existe. Aunque este no es un tema comúnmente discutido, sigue siendo un hecho.

La ecografía recogerá imágenes de los órganos de tu bebé a través de secciones transversales que al principio pueden ser confusas, luego tus ojos se ajustarán y te acostumbrarás a las imágenes. Los huesos de tu bebé serán blancos en la pantalla, el líquido amniótico será negro y sus tejidos serán grises y tendrán un aspecto motoso.

¿Qué detecta la ecografía de la semana 20?

El médico tiene una lista de lo que debe buscar cuando se hace la ecografía de la semana 20 que comienzan con lo básico y avanza hasta hacer observaciones de:

  • La orientación o posición del bebé.
  • La espina dorsal y la pared abdominal de tu bebé.
  • El tamaño, peso y apariencia general de tu bebé.
  • Si el tamaño de tu bebé coincide con tu estado gestacional.
  • La posición de la placenta y el cordón umbilical y la cantidad de líquido amniótico. Si se determina que la placenta tiene una posición baja, puede recomendarse realizar una ecografía en la semana 30.
  • El cerebro, el corazón, los pulmones, el estómago, el esófago, los riñones y la anatomía general de tu bebé.
  • Las extremidades, los dedos de las manos y los pies (conteo), la apariencia facial y los labios / paladar.

También se tomarán medidas de la cabeza de tu bebé (diámetro biparietal) y se medirá la longitud del fémur (hueso largo en el muslo) para luego comparar las medidas con el "promedio" para bebés del mismo tiempo de gestación.

¿La ecografía de semana 20 detectará todas las anormalidades?

No, la ecografía de semana 20 no detecta el 100% de las anomalías ya que sólo cerca del 50% de éstas son detectables, el resto puede no ser evidente sino hasta momento del nacimiento. A menudo, los problemas cardíacos y, en particular las obstrucciones intestinales, se desarrollan semanas después. Sin embargo, se estima que entre el 40% y el 70% de las anormalidades estructurales pueden ser detectadas en la ecografía de la semana 20.

¿Qué pasa si se detecta una anomalía durante mi ecografía de la semana 20?

Dependiendo del servicio de imágenes diagnósticas al que hayas accedido, los resultados de tu examen se te pueden entregar directamente a ti junto con un informe dirigido a tu médico de preferencia.  También te pueden recomendar que hables con tu médico de preferencia o agendes una cita para que hables con un médico obstetra.

Los resultados de la ecografía serán examinados y analizados por un especialista en ecografía y/o radiología. Dependiendo del nivel de preocupación, se puede pedir otra ecografía y pruebas diagnósticas adicionales.

A veces, una anormalidad, o  un indicio de ésta, puede detectase en la ecografía causando a los padres mucha ansiedad y estrés. Sin embargo, a medida que avanza el embarazo, es muy común que las pequeñas anomalías se resuelvan por sí solas, sin ningún tipo de tratamiento o manejo. Por esta razón es que se recomienda  realizarse una nueva ecografía.

¿Tendremos un niño o una niña?

Una de las grandes ventajas de realizarse una ecografía durante la  semana 20 es que para esta época ya es posible identificar si tu bebé es un niño o una niña. No obstante, si tu pareja o tú quieren mantener la intriga hasta que nazca el bebé, entonces, debes informarle al médico antes de comenzar el procedimiento.

Si uno de ustedes quiere saber, pero el otro no, entonces el médico podría escribir el género del bebé en un de papel y colocarlo en un sobre para ser leído más tarde. De cualquier modo, recuerda que el médico dirá que tu bebé "probablemente" será de un género u otro, dado que a través de una ecografía no siempre es posible asegurar el género con total certeza.

Ten en cuenta que en ocasiones es posible darse cuenta del sexo del bebé por la claridad de las imágenes de la pantalla, por lo que es probable que no puedas lograr tu plan de mantener el misterio hasta ver a tu pequeño cara a cara. Sin embargo, puede que tu bebé esté acostado de tal forma que no sea posible ver sus genitales, y a menos que él esté dispuesto a moverse un poco, su sexo seguirá siendo una sorpresa.

Es común que las parejas que están esperando un bebé reciban una foto y/o un DVD de su ecografía para que puedan verla después, en su propio tiempo. Si quieres, puedes compartirla con tu familia y amigos. Se ha vuelto común que los centros de diagnóstico soliciten a los padres abstenerse de tomar fotografías o vídeos durante las ecografías ya que cualquier grabación o imagen sólo puede ser suministrada por el centro de servicio.

Esto se debe, en parte, a la posibilidad de litigio en caso de que surjan complicaciones que no fueron detectadas durante la ecografía. Ten presente que también te pueden pedir que firmes un formulario de descargo de responsabilidades antes de realizar el procedimiento.

¿Qué debo como preparación para mi primera ecografia de embarazo?

Nada específico además de pedir tu cita y pedirle a tu pareja que te acompañe. Destina un  tiempo extra en caso de que tu cita se retrase o se extienda un poco, de esta manera no estarás apurada ni estresada y podrás disfrutar la experiencia. También puedes tomarte algún tiempo después del procedimiento para que tú y tu pareja tomen un café o un almuerzo y hablen de la ecografía y de cómo salió. El procedimiento normalmente toma alrededor de 45 minutos y no todos los días tendrás una ecografía así que seguro querrás aprovechar al máximo la experiencia.

No necesitarás tener una vejiga llena para esta ecografía, a diferencia de aquella de la semana 12. Sin embargo, el médico puede pedirte que no vacíes tu vejiga 30 minutos antes del procedimiento, ya que un poco de orina en tu vejiga ayudará a visualizar el bebé. Esto se debe a que una vejiga semi llena ayuda a empujar el útero hacia arriba de la pelvis, haciendo que sea más fácil para el médico ver a tu bebé.

No te preocupes si el médico está tan concentrado en el procedimiento que no habla constantemente contigo. Cuando haya buenas ventanas de tiempo para que describa lo que está viendo y pueda compartirlo, lo hará.

 

Te puede interesar

Senos y pezones de embarazada

El embarazo es un momento de transición para los senos. Incluso si no has pensado mucho en los tuyos desde la pubertad, es probable que estés pensando en ellos ahora que vas a tener un bebé.

El embarazo es un momento de transición para los senos. Incluso si no has pensado mucho en los tuyos desde la pubertad, es probable que estés pensando en ellos ahora que vas a tener un bebé, pues los pezones de embarazada siempre será distintos a los de una mujer cuando no está en embarazo.

A pesar de lo que los medios quieren que creamos sobre los pechos y lo que representan, los senos están esencialmente diseñados para soportar la vida. La existencia de nuestros bebés para ser exactos, y realmente, ¿qué podría ser más importante?

Cambios en los pezones de embarazada

  • Mayor sensibilidad.
  • Hipersensibilidad al frío.
  • Oscurecimiento del pezón y la areola. Con el tiempo puedes notar diferentes colores del pezón.
  • Aumento del tamaño de los pezones y la areola.
  • Algunas mujeres notan un aumento en el crecimiento del vello alrededor de sus pezones.
  • Comezón en el pezón y resequedad.
  • Tubérculos de Montgomery pueden formarse sobre tus areolas. Estos parecen espinillas pero no son dolorosas y ayudan a mantener el pezón flexible y suave en preparación para la lactancia.

Cambios en el embarazo temprano

  • Sensibilidad y hormigueo.
  •  Ardor en el pezón.
  • Incremento del tamaño de los senos.
  • Sensación de pesadez.
  • Es normal desarrollar estrías en los senos.
  • Las venas se vuelven más visibles. Pueden ser muy azules o incluso verdes en apariencia.
  • Muchas desarrollan el escote. Para las mujeres que siempre han tenido senos pequeños,  esto puede ser una sorpresa.
  • Algunas mujeres pueden producir calostro. Esto ocurre en el embarazo temprano en mujeres que ya han tenido bebés.
  • Puedes sentir bultos en el tejido mamario donde antes no había ninguno. Sin embargo recuerda que los bultos en los senos siempre necesitan ser verificados por tu médico, incluso durante el embarazo cuando los cambios de mama son normales.
  • Un bulto rojo y sensible que puede ser causado por un conducto de leche tapado. Compresas tibias y un suave masaje pueden ayudar a eliminar el bloqueo. No obstante  consulta con tu profesional de la salud para asegurarte de que ésta es la causa.

¿Por qué mis senos crecen?

Con el fin de producir leche y adecuarse para la lactancia, los senos necesitan cambiar su forma habitual. El tejido mamario es dinámico, cambia todo el tiempo como resultado

Siento como si tuviera mi período

Muchas mujeres describen los cambios tempranos en los senos durante el embarazo de forma similar a los síntomas pre-menstruales. Esto no es sorprendente, el aumento de la sensibilidad  de las mamas y los pezones y la pesadez de los senos se debe a la influencia de las mismas hormonas. Sin embargo, la diferencia es que los síntomas pre-menstruales tienden a presentarse una vez comienza el período, mientras que los cambios durante el embarazo continúan a lo largo de toda la gestación.

A veces los cambios mamarios son rápidos y ocurren casi inmediatamente después de la concepción. En otras mujeres los cambios pueden ser más sutiles y menos notorios. Cada mujer, y su experiencia de embarazo, es diferente por lo que la comparación no suele ser útil.

¿Cómo cuidar tus senos durante el embarazo?

  • Evita pensar que necesitas hacer algo en especial para prepararte para amamantar. Tu cuerpo sabrá qué hacer siempre y cuando cuides bien de ti misma, tengas una dieta saludable y procures descansar y dormir lo necesario.
  • Usa un buen sostén de soporte (más detalles, abajo). Los senos que no están bien  soportados son más propensos a la flacidez.
  • Evita el uso de jabones secos o corporales. Es posible que tu piel se vuelva sensible durante el embarazo, así que considera usar productos hipoalergénicos sin perfumes añadidos.
  • No importa cuánto puedas amar las duchas calientes, spas y zonas húmedas, no caigas en la tentación. El agua caliente puede resecar la piel, trata de bañarte a una temperatura tibia, es mejor para ti y tu bebé. El sobrecalentamiento puede causar complicaciones, especialmente en el primer trimestre del embarazo.
  •  Los cambios en el embarazo con tus senos también pueden llevar a cambios en tu relación sexual. Muchas mujeres tienen mayor sensibilidad en sus senos y pezones por lo que mejora su vida sexual. No te preocupes porque la estimulación de los senos y los pezones pueda perjudicarte a ti o a tu bebé. Sin embargo, si estás en riesgo de un parto prematuro ten en cuenta que la estimulación del pezón puede conducir a espasmos uterinos.

Consejos para el sostén de maternidad

  • Invierte en unos buenos sostenes. Si siempre has tenido senos pequeños y eres capaz de no usar sostén o simplemente usar crop-tops, el embarazo puede cambiar esto. Los sostenes de maternidad cómodos harán una gran diferencia en tu vida diaria.
  • Busca sostenes con soporte que sean cómodos. Las correas anchas pueden mejorar el soporte, así como un tamaño más grande de copa puede ser útil para soportar el aumento en el ancho de tus senos.
  • Los sostenes con alambre de soporte no son esenciales, de hecho, algunas mujeres no pueden soportar el uso de este tipo de sostenes aun cuando no están embarazadas. Los sostenes de maternidad tienden a no tener alambres ya que pueden causar que los conductos de leche se bloqueen y provocar mastitis.
  • Sostenes hechos de algodón o en combinación con fibras elásticas, permiten el estiramiento mientras que garantizan que la piel respire. Sin embargo, si tienes pechos grandes, algo de refuerzo y estructura en el sostén puede brindar un mejor soporte.
  • Elige sostenes que se sientan cómodos en el broche más ajustado. Esto significará que todavía habrá espacio para ajustarlos una vez que estés lactando y tus pechos aumenten de tamaño.
  • Los senos grandes y pesados pueden causar dolores en espalda y hombros. Un sujetador bien ajustado y con buen soporte, puede hacer una gran diferencia en tu comodidad.
  • Lava a mano los sujetadores de maternidad o por lo menos lávalos en tu lavadora  dentro de una bolsa de lavandería, esto extenderá su vida útil.

Brotes por calor durante el embarazo

No es raro que las mujeres embarazadas desarrollen brotes en la piel bajo sus senos por causa del calor. Esto puede ser intensamente molesto, especialmente si el brote trae consigo picazón y dolor. La causa más común de esto es la fricción entre dos superficies de piel, aumentando el calor y la sudoración.

En los días de calor, los brotes en los senos tienden a ser peores. El sudor agrava la situación y ocasionalmente, una infección bacteriana puede desarrollarse en la piel.

Si sufres de este brote, dúchate al menos dos veces al día, lava el brote con jabón suave no perfumado y sécate al aire.  Algunas palmaditas con una toalla suave te ayudarán. Si el brote tiene algún olor, es doloroso o no mejora con los consejos anteriores, consulta con tu médico. Una infección bacteriana en la piel requiere crema antibiótica o, a veces, antibióticos orales.

Este artículo fue escrito por Jane Barry, enfermera de salud infantil, consultora de crianza.

Te puede interesar