Las cunas funcionales

Elegir muebles funcionales es la mejor opción cuando hay poco espacio en la habitación del niño. Cómo son los modelos y cuáles son las ventajas de esta alternativa cada vez más solicitada en cunas para bebés.

Cuando llega el momento de pasar a nuestro bebé a una cuna, son varios los factores que influyen en la elección de un modelo.
La opción funcional significa invertir en un mueble que acompañará a nuestro hijo en varias etapas de su crecimiento, ya que también se puede transformar en la cama definitiva del futuro niño.

Las opciones

Los fabricantes producen modelos cada vez más novedosos. Desde el diseño, los colores y hasta las funciones de estas cunas presentan combinaciones muy creativas.
Por ello, es importante tener en claro cuánto tiempo calculamos que este mueble formará parte del dormitorio de nuestro niño. Lo que ahora puede gustarnos como parte del diseño, puede quedar desactualizado y demasiado infantil cuando nuestro niño deje de ser un bebé. Otros criterios que no hay que dejar de lado son la calidad de los materiales y su duración.

Sobre la cuna funcional

Es un mueble del tamaño de una cama de una plaza. En una primera etapa, se usa acompañada de dos cubos. Por lo general estos cubos funcionan como:

• Cajonera
• Baulera

Ubicados al pie de la cama, logran la medida de una cuna convencional.

Además, y durante este uso, la superficie de estos cubos se utiliza como cambiador. Algunos modelos cuentan con una baranda delantera rebatible, con trabas de seguridad. Incluso hay fabricantes que ofrecen agregar un carro-cama o cajonera debajo de la cuna funcional y hasta incluyen los colchones en el precio final.

Otro punto importante para tener en cuenta a la hora de elegir un mueble infantil es que las puntas estén redondeadas, para evitar golpes.

De la cuna a la cama

Cuando el bebé se ha transformado en todo un niño, capaz de salirse de la cuna y trasladarse de un ambiente a otro por su cuenta, nos encontramos ante la señal de que nuestro hijo ya está en condiciones de dormir en una cama.
La cuna funcional se convierte con sólo quitar los barrotes y los cubos que antes estaban ubicados sobre la cama. Ahora quedará uno como mesa de luz; y el otro, para guardar juguetes, por ejemplo.

Lo más novedoso

Al pasar de la cuna a la cama, existe un nuevo diseño que transforma los cubos en bases para un escritorio. Para la mesa, se aprovecha un costado de la cuna, que, en este modelo, es liso y sin barrotes.

Te puede interesar

¿Por qué se presenta la infección vaginal en el embarazo?

Durante os meses de gestação, se produzem mudanças no pH vaginal. Por esta razão, os especialistas consideram que é a etapa mais vulnerável para a ploriferação de bactérias

A gravidez representa um período de mudanças para todas as mulheres. É uma etapa em que tudo se modifica, desde as variações mais perceptíveis, como a ansiedade e o aumento de peso, até alterações do organismo pouco conhecidas, como as infecções vaginais.

Questão de hormônios

Durante os 9 meses de gestação, o nível de hormônios femininos muda e afeta diretamente o pH da área genital. No cotidiano, o pH da zona vulvar é ácido e inferior ao de outras partes do corpo, se situa em uma média de 3.8 a 4.2, com a finalidade de impedir o crescimento de bactérias. No entanto, durante a gravidez, a futura mamãe vive diversas mudanças hormonais, que comprometem diretamente a capa protetora ácida. Desta maneira, a variação para um pH maior que 4.2 pode alterar o equilíbro em detrenimento da flora habitual, o que deixa espaço para a ploriferação de gérmens patógenos. Por essa razão, os 9 meses de gestação representam uma das etapas mais vulneráveis da mulher para adquirir infecções ginecológicas.

Prevenir é melhor

É necessário que todas as mamães tomem cuidados especiais para manter sua zona íntima limpa e protegida durante esta importante etapa da vida.

Entre as principais recomendações encontram-se:

  • Usar roupa íntima de algodão.
  • Não usar roupa muito justa ou de materias sintéticos.
  • Lavar a roupa íntima com sabão em barra e enxaguar bem, sem deixar resíduos.
  • Lavar a zona íntima com um sabonete especial com pH ácido, que limpe, hidrate e ajude a prevenir infecções na área vulvoperineal.
  • Não se recomenda utilizar talcos, aromatizantes ou sais de banho.
  • Evitar traumatismos na região genital como arranhões (de coçar), depilação ou fricção.
  • Ao notar mudanças no fluido vaginal, ardor ou mau odor, não automedicar-se e consultar o ginecologista ou obstetra.

Te puede interesar