Busca tiempo para ti

Ser madre es lo más hermoso que te ha sucedido, pero la experiencia puede cansar un poco, por lo tanto lee cómo puedes lograr descansar de la rutina.

Cuando tu pequeño se empieza a mover, significa que tendrás una sombra fiel acompañándote en todo lo que hagas. Entonces, ¿cómo cuidarte y tener un poco de tiempo personal cuando tu bebé está siempre contigo?

En esta etapa, tu bebé ya debe tener una rutina de sueño establecida, por lo que puedes pasar un poco de tiempo atendiendo tus necesidades personales mientras él duerme. Sin embargo, cuando esté despierto necesitarás encontrar maneras que te permitan hacer cosas que funcionen para ambos lo que por lo general significa hacerlo juntos.

Aptitud

Probablemente tu pequeño está dispuesto a salir y hacer algunas actividades. Esto puede incluir gatear en la arenera del parque o acompañarte cuando vayas a dar un paseo. Así que ponte tu ropa para hacer ejercicio cuando salgas y diviértanse juntos.

Pueden hacer castillos de arena juntos y animarlo a caminar. Una vez que han tenido suficiente actividad, pon a tu bebé en el cochecito y den un par de vueltas rápidas alrededor del parque. También puede utilizar a tu bebé como peso para algunos ejercicios si así lo deseas.

Consejos de maquillaje

Un espejo de cuerpo entero es la respuesta mágica para maquillarte en paz.

Por la mañana, una vez que tu pequeño ha sido vestido y alimentado, es tu turno

Basta con ponerlos en el cochecito frente al espejo de cuerpo entero.

Tu bebé disfrutará de mirar su reflejo en el espejo mientras te maquillas en relativa paz y tranquilidad.

Salir a tomar una taza de café

Los días en los que salías a tomar café con tus amigas llevan un largo tiempo en espera. Sin embargo, ahora es posible ponerse al día con los amigos si planeas tu salida con cuidado. Asegúrate de planificar la salida para un momento en el que tu bebé haya dormido y esté tranquilo y relajado. 

Elije un lugar donde los niños sean bienvenidos, preferiblemente algún lugar que tenga un espacio de juego seguro. Trae tus propios aperitivos para asegurarte de que tu bebé se alimente y si tu amigo no tiene hijos, lo mejor es dejarle saber de antemano que no podrás estar más de una hora.

Si tu bebé tiene un libro o un juguete favorito que crees que podría mantenerlo ocupado, llévalo contigo. Esto puede comprarte algunos minutos adicionales al final de la salida.

Los paseos de compras al supermercado

Muchos padres prefieren hacer sus compras en línea en lugar batallar con sus bebés en los supermercados, sin embargo, a veces es inevitable.

La clave para una salida exitosa es la organización. Haz una lista donde esté muy claro lo que tienes que comprar y así estimar el tiempo que necesitas permanecer en el almacén y cuál puede ser el momento en el que sea más tranquilo. Esto suele significar ir muy temprano, a media mañana o por la tarde.

Trata de ir al almacén una vez tu bebé haya terminado su siesta, haya comido y esté hidratado. Es mucho menos probable que comience a exigir cosas si su barriga está llena.

Deja que tu pequeño "te ayude". Esto significa dejarlos tocar las manzanas que has elegido o involucrarlos en una conversación mientras tu eliges los productos que necesitas. Por ejemplo: "¿cuál de estas naranjas te parece mejor?" O "¿Qué color de champú te parece mejor, el azul o el rojo?"

Los paseos para comprar ropa

Para la mayoría de los padres esto es una actividad que prefieren hacer solos, sin embargo, ocasionalmente tendrás que llevar a tu pequeño contigo mientras compras ropa.

Aparte de asegurarte de que el bebé tenga la barriga llena y esté bien descansado, necesitas tener cómo distraerlo, puede ser con un juguete o con un libro. También puedes tener en tu celular algunas canciones que sepas que le gustan y que pueden entretenerlo. Ponle unos audífonos y déjalo disfrutar de la música.

Lo mejor es mantener al bebé en el cochecito y buscar tiendas que tenga probadores amplios. Asegúrate de mantener a tu bebé con correa y bajo tu mirada vigilante todo momento. Por lo general, se interesan mucho ​en los espejos y te observan mientras te pruebas la ropa.

Trata de ser flexible siempre que lleves a tu bebé contigo. Es importante aceptar que incluso con la mejor voluntad del mundo, las cosas pueden no funcionar. Tu bebé puede decidir hacer una escena y puede que tengas que dejar pendiente tu lista de cosas por hacer, mañana será un nuevo día.

Te puede interesar

Consejos para acompañar a tu bebé en esta etapa

Tu amor y tu apoyo son los pilares fundamentales para tu bebé y su crecimiento. Y cuando está dejando los pañales también te necesita. Aquí te dejamos algunas recomendación.

¿Tu bebé da señales de querer dejar los pañales? Estas son algunas recomendaciones para que juntos puedan lograrlo.

Es recomendable que coloques un orinal en el suelo en vez de subir al bebé al inodoro porque le puede dar miedo caerse. También puedes usar un asiento para inodoro y un banquito o algo para que tu bebé apoye los pies.

Otra opción es empezar esta etapa de enseñanza utilizando ropa interior de entrenamiento, también conocida como pull-ups o calzoncillos de aprendizaje. A la mayoría de los bebés les gusta sentir que ya son grandes y si les pones algo parecido a un calzoncillo o calzoncitos sentirán que ya lo son.

Si tu bebé tiene un accidente mientras utiliza la ropa interior de entrenamiento, no lo retes. Es bueno que seas paciente y mantengas la calma.

Es recomendable que esperes a que tu bebé te avise cuando tenga ganas de hacer pipí o caca. O bien, habla con él para que te diga en el momento que quiere sentarse en la bacinilla o en el inodoro.

Si pasan más de cinco minutos y tu bebé no hace ni popó ni orina, levántalo y no lo retes, es preferible decirle que más tarde lo pueden volver a intentar, alentándolo a que te avise. Dale sonrisas, aplausos y elogios.
Con seguridad habrá ocasiones en que lo dejes en el inodoro y no haga, pero después de que le pongas el pañal hace popó o pis. Es común que eso suceda porque se siente más seguro y más cómodo con el pañal ya es que un objeto conocido. Recuerda que a tu hijo se lo tiene que preparar psicológicamente de a poco.

¿Qué pasa si tu bebé no quiere hacer popó en el inodoro o en la bacinilla, pero sí orinar? Ponle el pañal para defecar y dile que comprendes que no quiera hacerlo en el inodoro, pero trata de convencerlo con juegos y sin presiones. Es muy bueno que lo alientes porque no sirve de nada tratar de acelerar el proceso. Lo mejor es que lo hagas que sentirse seguro.

Tu bebé también se puede acostumbrar a estar sin pañales si lo sientas en el inodoro o en la bacinilla: primero con ropita y después quitándole el pañal. En ese momento él probablemente quiera jugar, así que trata de no retarlo porque es natural. Esto lo puedes hacer siempre y cuando el baño esté limpio y desinfectado.

Es recomendable que busques que tu bebé vaya al baño con sus hermanos o con su papá para que vea y aprenda. Si es nena, que vaya contigo o con sus hermanas. A los niños pequeños siempre les gusta imitar a sus papás y a los adultos en general.

Una vez que haya aprendido poco a poco a ir solito al baño, es muy importante que le enseñes la importancia de lavarse las manos al terminar.

Te puede interesar