Comida familiar

Existen pocas cosas más hermosas que sentarse a la mesa con tu familia para cenar y si tienes un bebé, múltiples niños pequeños, adolescentes o todo lo anterior, la hora de la cena debe ser el evento principal y debes tratar de complacerlos a todos.

Ofrecer algo nutritivo y delicioso, que también sea fácil de preparar es sólo uno de los muchos desafíos que los padres enfrentan a diario. Sin tener en cuenta las fiestas de cumpleaños, el entretenimiento y otras ocasiones especiales. Por tanto, hemos reunido todo tipo de consejos, información y recetas sencillas para toda la familia  para tratar de hacerte las cosas un poco más fáciles.

Recetas sencillas para toda la familia

Entendemos que alimentar a toda una familia y mantenerlos contentos no es una tarea fácil, por lo que hemos hecho el trabajo de seleccionar algunas recetas que son fáciles de preparar con el fin de quitarte un poco de estrés. También tenemos una sección sobre comidas rápidas y saludables que incluye diferentes comidas para toda la familia.

¿Cómo lograr que los niños coman vegetales?

Puede ser muy frustrante cuando el único vegetal que tus hijos comen es la papa. Sin embargo, hay muchas maneras en que puedes conseguir que coman sano y sin tener que forzarlos a alimentarse con verduras.

• Trata de hacer que las meriendas o bocadillos durante el día sean frutas y verduras y no tengas miedo de ser creativa para hacer que se interesen. Por ejemplo, no les des una manzana sola, pica una variedad de frutas y haz brochetas de fruta.

• En lugar de colombinas y chocolates, pica algunas zanahorias y apio y sirve con un poco de salsa o con humus.

• Enseña a los niños por qué las verduras son importantes y cómo son beneficiosas para sus cuerpos. Si asocias una acción positiva con la verdura, empezarán a entender por qué las necesitan.

• Deja que los niños ayuden en la cocina. Dependiendo de la edad que tengan pueden ayudar a cortar o pelar verduras y o si son un poco más pequeños que pueden ayudar a revolver la olla o a poner algunos ingredientes en la sartén.

• Si son realmente quisquillosos, pica muy bien los vegetales y ponlos en comidas en donde no puedan verlos, como en cualquier salsa.

• Siempre come los mismos alimentos delante de ellos y guíalos con el ejemplo. Si mamá y papá no están comiendo vegetales, ¿ellos por qué deberían hacerlo?

Platos horneados para fiestas y ocasiones especiales

Las fiestas infantiles son una gran oportunidad para ser creativos con la comida. Tenemos una página entera sobre las ideas para las fiestas y también para la comida que podrías ofrecer en ésta para darte un poco de inspiración. Las ocasiones especiales como Navidad también proporcionan una gran oportunidad para llenarse del espíritu y divertirse horneando con los niños. Para obtener más información y recetas, consulta nuestra sección de cocina navideña.

Cuida de ti

Como padres a menudo estamos tan preocupados con lo que los niños están comiendo que podemos olvidarnos completamente de nosotros mismos y de nuestra propia dieta, sin embargo, es muy importante que mantengas una dieta saludable para poder cuidar de tu familia.

Pierde peso

Cuando estás ocupado cuidando de una familia es muy fácil caer en el hábito de comer exactamente lo que comen los niños, pero por desgracia, los sándwiches y la pasta boloñesa no son los mejores alimentos para estar en forma. Tómate el tiempo para preparar la comida sólo para ti, no tiene que ser un plato que demande mucho esfuerzo, a menudo es suficiente reemplazar el puré de papa por algunos vegetales o decirle no al queso derretido sobre los alimentos.

Te puede interesar

Técnicas de lectura para niños

  • Comienza a leerle a tu hijo desde el momento en que nace. Nunca es demasiado pronto para animar a tu hijo a desarrollar el amor por la lectura.
  • Léele a tu hijo todos los días. Haz que la lectura se vuelva una parte esperada y agradable de su rutina diaria.
  • ¡Haz la lectura divertida! Si te gusta leer, él también lo disfrutará y aprenderá a asociar la lectura con algo divertido.
  • Elije libros con los que tu hijo pueda identificarse como aquellos que se relacionan con sus experiencias de vida.
  • Crea una conexión personal entre tu hijo y un libro.
  • Haz libros con tu hijo, acerca de él, de su familia, de su escuela, de su vida, entre otros. Esta es una gran manera de fomentar el amor por los libros.
  • Asegúrate de que tu hijo te vea leyendo, ya sean sus libros, el periódico o la caja del cereal, si ven que te gusta leer, también querrán hacerlo.
  • No escojas libros demasiado largos o complicados para su edad y experiencia. Si están cansados y confundidos por la dinámica, no querrán continuar.
  • ·• Lleva a tu hijo a una de las actividades de cuenteros en tu biblioteca más cercana. Estas actividades son a menudo seguidas por actividades artísticas y tu hijo asociará la lectura con diversión.
  • Elogia todo intento de lectura de tu hijo, incluso cuando son pequeños y sólo están "leyendo" de memoria o están cometiendo muchos errores. Cualquier esfuerzo que ellos hagan debe ser elogiado y recompensado.
  • Cómprales libros como regalos o recompensas sorpresa por su buen comportamiento.

Consejos para los padres

  • Lee a tu hijo todos los días.
  • Haz que la lectura en voz alta sea parte de la rutina de tu hijo. A los niños les gustan las rutinas diarias, estas les ayudan a sentirse seguros. Leerle a tu hijo es una muy buena forma de terminar el día y una buna forma de prepararlos para ir dormir.
  • Elije libros con los que tu hijo pueda estar identificado y pueda interactuar, libros de repetición, rimas, historias predecibles o libros con patrones de palabras. Estudios han demostrado que leerles a los niños este tipo de libros mejorará notoriamente la manera en que aprenden.
  • Elije libros apropiados para su edad y con temas que llamen la atención de tu hijo.
  • Utiliza los libros duros y gruesos para los bebés. No se dañarán incluso sí pasan más tiempo en la boca de tu bebé que en sus manos.
  • No trates de enseñarle a tu hijo cuando estés leyendo con él. Haz que la lectura sea divertida y deja que tu hijo te interrumpa, haga preguntas y te cuente la historia si la conoce.
  • Se expresivo cuando leas. Si te emocionas con la lectura, tu hijo también se emocionará.
  • Incluso si tu hijo ya pueda leer solo, sigue leyéndole.
  • Pon sus libros en una estantería baja o en contenedores plásticos que puedan alcanzar y acceder fácilmente.
  • Haz libros con tu hijo. Esto ayuda a fomentar la lectura y es divertido para la familia también. Utiliza fotografías de tu hijo, de tus familiares, mascotas, juguetes u otras cosas que tu hijo reconozca en cada página. También puedes pegar un pedazo de papel, tela u otros elementos con textura que tu niño pueda sentir. Escribe una palabra o dos en letras grandes y claras debajo de las imágenes y júntalo todo con grapas o cintas.

Técnicas para incentivar la lectura

Es más probable que un niño que disfruta de la lectura preste atención, la cual es esencial para el aprendizaje. Estas son algunas técnicas que los padres pueden adoptar para incentivar a que sus hijos disfruten de la lectura.

  • Deja que tu hijo pase las páginas a su propio ritmo. Está bien si él quiere saltarse parte la historia.
  • Las palabras no son tan interesantes para los niños pequeños quienes no siempre las entienden. Puedes hacer la experiencia de lectura más interesante haciendo referencia a las imágenes y estableciendo conexiones con la vida cotidiana de tu hijo. No temas en desviarte un poco de la historia ya que a los niños les encanta cuando se hacen conexiones.
  • La interacción con las historias y la adaptación de las mismas son unas de las cosas más efectivas que un padre puede hacer para incentivar a su hijo a leer y ayuda a que los libros sean más divertidos.
  • En vez de corregir la pronunciación de tu hijo, ayúdale a mejorar su entendimiento. Su lectura mejorará conforme él se familiarice con las palabras y los sonidos.