¿Cómo cuidar a un recién nacido?

Es lógico que los futuros papás se hagan esta pregunta. Los recién nacidos tienen características que hay que tener en cuenta para poder cuidarlos de forma adecuada.

Es lógico que los futuros papás se hagan la siguiente pregunta: ¿Cómo cuidar a un recién nacido?. Los recién nacidos tienen características que hay que tener en cuenta para poder cuidarlos de forma adecuada.

¿Cómo cuidar a un recién nacido? Su aspecto:

Los recién nacidos tienen circulación sanguínea lenta e inestable, por lo que es común que su piel tome un color rojo oscuro y presenten las manos y los pies azulados, sobre todo cuando las extremidades están frías. A menudo, se suele observar en lo recién nacidos un color amarillento, visible primero en la conjuntiva (la parte blanca del ojo) y luego en el resto del cuerpo. Esta característica se denomina “ictericia” y está relacionada con la inmadurez del hígado en lo primeros días de vida del niño, que hace que lo niveles de bilirrubina aumenten por encima de lo normal.

También es muy común observar manchas azules oscuras en las nalgas y espalda, que no tienen ninguna implicancia en la salud del bebé, y que desaparecen con el tiempo, aunque no es extraño que permanezcan por largos períodos (un año o más).

¿Cómo cuidar a un recién nacido?: Sus fontanelas

La cabeza del bebé puede estar moldeada sobre todo si el parto fue muy prolongado. Es muy común la forma alargada de la cabeza, aspecto que adquiere al pasar por el canal de parto. Algunas veces, los recién nacidos pueden tener céfalo hematomas, que son colecciones de sangre debajo del cuero cabelludo, causadas por el traumatismo del parto, y que se reabsorben solos con el tiempo.

Todos los recién nacidos presentan las fontanelas permeables. Las fontanelas se denominan habitualmente “molleritas” y son esas zonas blandas de la cabeza, donde no se palpa hueso, que se cierran cuando el bebé crece, aproximadamente al año de vida. Esta zona de la cabeza del bebé es muy frágil y se recomienda tratarla con mucho cuidado. Evitar las caídas y los golpes pero ¡no exagerar porque son resistentes! Por otra parte, también es importante la observación por parte de un profesional sobre la evolución de las fontanelas ya que determina el correcto desarrollo óseo del bebé.

¿Cómo cuidar a un recién nacido?: Sus sentidos

Pueden tener los ojos hinchados, las orejas dobladas y la nariz tapada por secreciones, características normales en lo primeros días de vida. El ojo del recién nacido es capaz de observar a 20 cm. de distancia, es muy sensible a la luz y ve en tres dimensiones. La capacidad de prestar atención a estímulos auditivos se desarrolla ya desde la semana 28 en la panza de la mamá. El bebé gira sus ojos y luego su cabeza en dirección al estímulo auditivo.

La respiración es rápida y variable. Sucede lo mismo con los latidos del corazón. Es muy común que presenten, ya sean varones o mujeres, sus pezones inflamados, e incluso que secreten algo de leche, debido a las hormonas que reciben de la mamá durante el embarazo y en la lactancia.

¿Cómo cuidar a un recién nacido? Su ombligo

El abdomen es habitualmente globuloso. Tienen restos de cordón umbilical que debe secarse y caerse en 5 a 15 días aproximadamente. Es habitual que los bebés tengan una hernia umbilical, ya que los músculos abdominales aún son débiles. Nuestras abuelas solían vendar o fajar al bebé para corregir esta condición. Sin embargo, no es necesario tomar ninguna acción, ya que las hernias se corrigen solas cuando el bebé fortalece sus músculos al sentarse y pararse.

Te puede interesar

Sus primeras ropitas

Es probable que tú, o tu pareja, hayan corrido a comprar una tierna batita ni bien se enteraron de la buena nueva… Comprar ropita para el futuro bebé es una de las actividades preferidas de toda pareja de embarazados.

Lo recomendable es que no compren mucha ropa, principalmente porque no sabrán cuánto pesará finalmente el bebé. Es mejor tener cinco o seis mudas de ropa para recién nacidos y después, si es necesario, comprar más, porque los bebés crecen muy rápido y en cuestión de semanas la ropita deja de entrarles. Van a ver que muchas veces algo divino que les regalaron a los pocos días ya no le va más.

Eligiendo la ropa correcta

Las vitrinas están llenas de ropa para bebé con diseño. Sin embargo, al margen de lo estético y de la marca, lo importante es tener en cuenta algunas cuestiones que tienen que ver con la temperatura, el material y la calidad de las prendas, así como la comodidad y la practicidad para usarlas. Es recomendable que antes de usarlas por primera vez las laven con jabón blanco y las sequen al sol para que no tengan perfumes o aprestos que puedan irritar la piel del bebéRopitas según la estación

Ropitas según la estación

Si su hijo nacerá en otoño o invierno lo ideal es que le pongan enterizos de algodón, camisetitas que tengan abierto un hombro para no incomodar al pequeño a la hora de vestirlo y medias. Para salir a la calle, si hace mucho frío, un enterizo de tela de algodón con capucha y mantitas de polar o de lana sin pelo son una buena opción. No es recomendable que le pongan prendas de lana porque puede ser molesta si pica e incluso puede causar irritación. A lo sumo, pueden ponerle unos chalequitos sobre la ropa de algodón, que son prácticos y además ayudarán a mantener al bebé calentito.

Si en cambio nacerá en primavera o verano, lo ideal es la ropa de algodón fresca sin mangas, como los mamelucos que son súper prácticos y fáciles de lavar. Un saquito de hilo liviano y un gorrito para el sol por si refresca o hace mucho calor son muy importantes.

Si les regalan mucha ropa antes del parto o en las primeras visitas, lo aconsejable es que la guarden con las etiquetas, así tienen la posibilidad de cambiarlas por una talla más grande en caso de que lo necesiten.

Te puede interesar