El sexo después del nacimiento

La mayoría de las parejas vuelven a tener relaciones sexuales tres meses después del nacimiento, Sin embargo, durante el primer año la mayoría (el 60%) reporta que son menos activas sexualmente de lo que solían ser. La pérdida de deseo sexual es común, especialmente en mujeres.

La fatiga es el factor más importante en esto. Si estás demasiado cansada, es difícil sentirse excitada. Además, algunas mujeres se sienten incómodas con sus cuerpos después del embarazo y del parto, haciéndolas sentir poco atractivas y menos sexy.

Si sientes dolor durante las relaciones sexuales, quizás sea porque los puntos de la episiotomía no se han curado bien por lo que tendrás que esperar un poco más tiempo. Habla con tu médico sobre esto.

Dificultades relacionadas con el sexo

• Si sientes que no tiene interés en el sexo después de dar a luz y te preocupa o está afectando tu relación, entonces habla con tu médico. Ten en cuenta que es normal que pase un tiempo para volver a la misma actitud de antes.

• ¿Confías en tu método anticonceptivo? Si no quieres quedar embarazada de nuevo y quieres estar segura, es posible que quieras elegir un método diferente de anticoncepción. El médico te preguntará sobre esto en tu control postnatal seis semanas después del nacimiento.

• Experimenta con relaciones sexuales sin penetración. Esto puede ser una manera de relajarse y tratar de que las cosas sean como eran antes. Si has tenido un parto largo o difícil, podrías no querer que haya penetración. Sin embargo, hay otro montón de formas de disfrutar

Chatea con otras mamás y papás en la comunidad Huggies sobre sus experiencias después del nacimiento de su bebé.

Te puede interesar

Guía para cambiar los pañales

Muchas mamás primerizas tienen dudas a la hora de cambiar los pañales a su bebé. Se sienten inseguras por creer no estar haciendo todo bien. No es nada complicado pero es más sencillo si cuentas con toda la información al respecto.

Aquí te ofrecemos una completa guía para que no tengas dudas:

1. Es importante que tengas todo lo que necesitas a mano: toallitas húmedas, pañales, muda de ropa, etc. Nunca dejes solo a tu bebé sobre el cambiador, ya que puede caerse en un segundo.


2. Despega las tiras autoadhesivas del pañal sucio. Con el frente del pañal, desliza hacia abajo el exceso de deposiciones que pueda haber.


3. Levanta levemente las piernas de tu bebé y retira el pañal sucio o si puedes, con el frente cubriendo las deposiciones y el pipí acumulado mantenlo debajo de tu bebé para evitar manchas sobre el cambiador o absorber “cualquier accidente” mientras lo limpias.


4. Si tienes un niño, colócale una pequeña toallita sobre el pene. No es raro que al contacto con el aire los niños orinen, y con la toallita evitas que salpique todo alrededor, incluyendo tu ropa y tu cara.


5. Toma una toallita y limpia desde adelante hacia atrás para evitar posibles infecciones por contacto de la materia fecal con su aparato genital, especialmente en el caso de las niñas.


6. Una vez limpia la colita, coloca el pañal nuevo debajo de su cola. Asegúrate de ubicar la parte que tiene las tiras adhesivas debajo (actualmente, la mayoría de los pañales vienen decorados con dibujitos señalando el frente que va sobre la pancita). Algunos pediatras recomiendan pasarle suavemente un pañuelito desechable o toallita para evitar que la cola quede húmeda. También recomiendan colocar una crema con óxido de zinc para evitar paspaduras, pero esto no es siempre necesario, dependerá de la sensibilidad de la piel de tu bebé.


7. Si tu bebé es un varón, sostén hacia abajo su pene y pasa el frente del pañal entre sus piernas. Sostenlo sobre su estómago, justo por debajo del ombligo. Con la otra mano, pega una de las tiras autoadhesivas y luego la otra. El pañal no debe quedar muy suelto (para evitar filtraciones) ni muy justo (puede molestar o raspar a tu bebé). Para darte cuenta si lo colocaste bien, fíjate si puedes insertar dos dedos entre el pañal y su panza.


8. Lávate las manos.

Te puede interesar