Un bebé de dos meses

Un bebé de dos meses

Si sientes que estás invirtiendo mucha energía y logrando pocos avances, este mes pueden cambiar un poco las cosas. Las primeras semanas de la crianza de los hijos pueden parecer algo frustrantes, mucho esfuerzo y dedicación con muy poca retroalimentación de parte de los bebés. Sin embargo, desde ahora tu bebé estará más animado, sonreirá, comenzará a cooperar y realmente se conectará contigo.

Ver su sonrisa puede derretirte el corazón. Incluso si nunca has tenido mucho que ver con los bebés, es probable que tengas alguna idea de cómo hablar con los tuyos, ellos no criticarán tus intentos. Sólo recuerda establecer contacto visual, hablar suavemente y hacer algunos gestos con tu cara. A medida que tu bebé sonría como respuesta a tus acciones, tu deberás responder a las de él. Esto se conoce como reciprocidad o el "juego" de la comunicación que ocurre entre un padre y su bebé.

La alimentación

Tu bebé puede mostrar señales de hambre cada vez más claras a partir de este mes y  demandar ser alimentado con más frecuencia. Trata de darles gusto cuando se trata de alimentarse y confía en su capacidad de saber si tienen hambre. Si estás amamantando y sólo has estado ofreciendo un pecho, necesitarás comenzar a alimentarlo con ambos.

Tu bebé seguirá necesitando alimento durante la noche, pero posiblemente esté teniendo periodos de tiempo más largos, tal vez 5-6 horas entre cada comida durante la noche. Este sueño más largo e ininterrumpido puede ser una oportunidad ideal para que los padres compensen las noches de las semanas anteriores, así que aprovéchalo.

El sueño

Presta atención a los patrones de sueño que se desarrollan durante este mes, tu bebé dormirá entre 1 y 3 horas durante el día, la mayoría de los días. También, es probable que estén mostrando signos de cansancio 30 minutos a una hora después de alimentarse haciendo que éste sea el mejor momento para colocarlo en su cuna para dormir. El sueño total durante un día completo varía considerablemente por lo que cualquier cantidad entre 9-18 horas es considerado normal a esta edad.

Comportamiento

Muchos bebés presentan la mayor frecuencia en el llanto cuando tienen 2 meses, haciendo que sus padres se angustien tanto como ellos. Hay muchas razones por las que el bebé llora, incluso cuando parece que todas sus necesidades han sido satisfechas. La maduración del sistema nervioso, el ser abrumado por el estímulo, el cansancio o el simple deseo de estar tranquilo son algunas de las razones más comunes.

En estos primeros meses habrá momentos en los que solo necesitarás atender las necesidades de tu bebé y seguir tus instintos para saber lo que necesita. Si crees que quiere que lo acaricies, que lo calmes o que lo lleves de paseo, hazlo.

Hitos del desarrollo

El reflejo involuntario del agarre de tu bebé ahora desaparecerá para sólo para ser reemplazado por un agarre voluntario. Asegúrate de tener algunos sonajeros y juguetes pequeños y seguros que puedan entretenerlos. Este es también el momento en que tu bebé descubrirá sus manos y pies y se mantendrá ocupado con ellos por algunos períodos de tiempo. Tu bebé era demasiado joven para entender que esos interesantes apéndices le pertenecían, por lo que estarán tan fascinados que cruzarán sus manos y pies por su campo de visión muy a menudo.

La visión de tu bebé también se está desarrollando. A los 2 meses de edad ya podrá seguirte con los ojos. Obsérvalo mientras sigue tu cara y se fijan en tus ojos, luego sonríe para mostrarle que lo has notando.

Sostén un juguete en su campo de visión y mira sus ojos trabajar para centrarse en él. Si notas que tu bebé tiene un estrabismo o cualquier otro problema con sus ojos, consulta al pediatra o médico de cabecera.

El desarrollo de la visión es rápido en los primeros años y el diagnóstico y tratamiento temprano de los problemas generalmente conduce a mejores resultados.

Crecimiento

Es probable que tu bebé tenga mucho crecimiento y aumento de peso en el segundo mes, un promedio de 150-200 gramos por semana. No te preocupes si ganan mucho peso una semana y no tanto en la siguiente, el aumento de peso es sólo un indicador de crecimiento. La medida de la circunferencia de la cabeza y la talla, el estado de ánimo y el comportamiento general son igualmente importantes. Mira su peso y su crecimiento durante un período de varias semanas en lugar de que sea cada semana de forma independiente.

Mantenlo sano

Esta es la edad en que tu bebé debe recibir sus primeras vacunas. Marca la fecha en tu calendario o agenda para tener presente que no debes pasar por alto este momento. Muchas organizaciones ofrecen jornadas de vacunación gratuitas, aunque estas pueden estar restringidas a determinados días del mes. Otra opción es que agendes una cita con el pediatra y asegúrate de llevar el libro de registro vacunas de tu bebé para registrar la fecha de inmunización y generar un recordatorio de cuándo se debe aplicar la siguiente.

Mantenlo a salvo

Deja que tu bebé pase mucho tiempo en el suelo cada día. Si tienes mascotas tendrás que mantenerlas lejos del bebé sin importar lo interesados que puedan estar. Nunca dejes a tu bebé sin supervisión en su cambiador, en el suelo o en un lugar inseguro, todavía son pequeños y pueden moverse por casualidad. Haz un reconocimiento de las áreas donde puedas dejar a tu bebé e identifica si hay objetos pequeños que podrían recoger. Los juguetes necesitan ser redondeados, suaves y sin bordes afilados.

Juego e interacción

Ten cuidado con la respuesta de tu bebé a ruidos fuertes o incluso repentinos. Si saltan y se asustan, es una señal tranquilizadora de que su audición es normal. La mayoría de los bebés tienen la membrana auditiva desde el nacimiento. Sin embargo, si hay preocupaciones, se recomienda realizar un examen. Si tienes alguna duda sobre la audición de tu bebé, pídele a tu pediatra o a tu médico de cabecera que lo revise, ellos te dirán si es necesario remitirlo al fonoaudiólogo.

¿Qué pasa con mamá?

Trata de dedicar un par de horas semanales para ti misma y hacer algo que te genere placer. 
Este es el momento en que puedes pensar seriamente en reanudar algún ejercicio. Investiga sobre prácticas de bajo impacto que no te dejen agotada y que te motiven a seguir haciéndolas. Caminar, nadar, hacer yoga o hacer ejercicios de peso ligero son buenas prácticas ya que es poco probable que te causen dolor muscular excesivo.

Si estás amamantando, ten presente que comenzar un programa de ejercicio podría reducir la producción de leche materna. Si quieres ir a una carrera, tendrás que usar un sujetador con soporte que minimice el rebote de tus pechos. También ten presente que, si has tenido problemas de incontinencia urinaria, trotar o hacer ejercicios repetitivos no será adecuado.

Si no has tenido tu cita de control post natal, ahora es el momento. Tu sangrado vaginal debería haberse estabilizado y tu útero y los órganos internos ya deberían haber regresado a su estado de no embarazada. Algunas mujeres no se hacen el control post natal diciendo que no tienen tiempo o que no le ven el objetivo. Sin embargo, realizarte el control post natal es tan importante como lo son los controles de tu hijo. También es una oportunidad ideal para discutir opciones anticonceptivas con tu médico.

Tus emociones

Algunas madres se sienten como si estuvieran en piloto automático durante esta etapa, especialmente si tienen hijos mayores. Es común sentirse muy cansado y sin energía, incluso después de dormir un poco. Para cuando los bebés tienen 2 meses de edad, muchos papás ya han regresado al trabajo después de su licencia de paternidad y aunque hay excepciones, generalmente son las madres quienes son las principales cuidadoras en el primer año de vida de sus bebés.

Si estás acostumbrada a una vida profesional ocupada y organizada, entonces adaptarse a la maternidad de tiempo completo significará tener que hacer un cambio mental significativo. Trata de no aislarte de tus amigos. Es importante que tengas estimulación mental y no te sientas sola.

Autocuidado

Si notas que tu cabello se está cayendo, no te desesperes. Durante el embarazo, el pelo pasa por una fase de retención y se pierde menos pelo cada día. La influencia hormonal y el fin de las hormonas específicas del embarazo significa, para muchas madres, que pierden más pelo de lo que solía ser. Trata de no preocuparte; Es que probable que todo se normalice durante los próximos dos meses.

Cuida tus dientes y encías y no descuides tu higiene oral. Incluso si no tienes mucho tiempo para hacer otras cosas, préstale atención a tu boca ya que los padres que tienen una caries dental activa pueden transmitir bacterias orales a su bebé a través de besos. Vale la pena cuidar de ti mismo.

Tus necesidades de sueño

Trata de irte a dormir temprano. Las alimentaciones nocturnas siguen siendo una realidad, así que, si es posible, busca dormir durante los períodos de sueño más largos de tu bebé, incluso si esto significa dejar que tu cabeza golpee la almohada a las 8 pm. Tener unas pocas horas de sueño profundo y reparador cada noche puede significar la diferencia entre tener un buen día o no.

Tus relaciones

Es probable que la relación con tu pareja haya estado en suspenso durante los últimos dos meses. La recuperación del parto, el agotamiento físico y el estar dedicada exclusivamente a tu bebé deja a la mayoría de las madres con pocas reservas para invertir. Pero si ambos están listos para reanudar su actividad sexual, entonces háganlo.

Ten en cuenta que el hecho de haber tenido un bebé recientemente no significa que seas estéril. Habla con tu médico sobre las opciones anticonceptivas que son adecuadas para los dos.

Te puede interesar

Reflujo gastroesofágico en bebés

Hoy les contaré todo lo referente al reflujo en los bebés, motivo muy frecuente de consulta al pediatra, aunque de resolución espontánea en la gran mayoría de bebés.

El reflujo gastroesofágico (RGE) en los bebés puede ser fisiológico(o sea normal) o patológico, caso en el cual se deben realizar pruebas, recetar medicación y en algunos casos incluso realizar cirugía, aunque es poco frecuente en los bebés.

¿Qué es el reflujo?

Es cuando el contenido gástrico (leche o alimentos) retorna del estómago hacia el esófago y es expulsado ya sea por vómitos (expulsión vigorosa del contenido gástrico)  o regurgitación (cuando la leche es expulsada suavemente por la comisura labial), llamada también agrieras o agruras en algunos países.

¿Porqué se produce el reflujo en bebés?

Se produce cuando el esfínter esofágico inferior (que es el músculo entre el esófago y el estómago) no se cierra adecuadamente, generalmente por inmadurez propia de la corta edad del bebé, y al no "cerrar bien " permite que la leche retorne al esófago y sea expulsada.

 

¿Cuáles son los principales síntomas de reflujo en bebés?

  • Vómitos o regurgitaciones frecuentes.
  • Irritabilidad, sobre todo después de comer.
  • Dificultad para dormir bien.
  • Cólicos más intensos y prolongados en tiempo (hasta 3 horas).
  • Tos, sensación de ahogo, problemas respiratorios frecuentes junto con sibilancias.
  • Rechazo a la comida.
  • Pérdida de peso o problemas para ganarlo.
  • Arquear pronunciadamente la espalda tirando la cabeza hacia atrás cuando está comiendo o justo después.

¿Qué tan común es el reflujo en los bebés?

El RGE es muy común en los bebés. Tiene su pico máximo entre el primer y el cuarto mes de edad, pero tiende a resolverse aproximadamente a los seis meses, cuando el bebé inicia sus primeras papillas, su postura se vuelve más erguida y domina mejor su tronco. Pero en algunos niños, el reflujo puede perdurar hasta los 18 a 24 meses de edad.

 

¿Cuál es el tratamiento del reflujo?

Normalmente las mamás y papás acuden con preocupación porque sus bebes botan la leche. Como pediatra lo primero que hago es calmarlos y explicarles que si sus hijos vomitan o regurgitan pero suben de peso y talla de manera normal, si son bebés felices e incluso después de vomitar quieren seguir tomando leche, pueden estar tranquilos, a un bebé así lo denominamos como " el vomitador feliz" donde lo único que debemos hacer es esperar a que el esfínter madure con la edad y los vomitos se detengan. Pero si por el contrario, un bebé con reflujo no gana peso o incluso lo pierde, si es muy irritable, si presenta arqueamiento de la espalda durante o después de comer, si rechaza la leche o presenta cuadros de sibilancias (silbido en el pecho) frecuentes, se debe poner en tratamiento terapéutico cuanto antes.

 

¿Medicamentos para el reflujo en bebés?

Para el reflujo se recomiendan desde fórmulas espesadas (aún en discusión), pasando por adoptar ciertas posturas, - y en este punto quiero recalcar que los bebés antes de los seis meses siempre deben dormir boca arriba para disminuir la posibilidad de muerte súbita- también se emplea medicación como inhibidores de la bomba de protones (IBP) siendo el Omeprazol el más usado en los bebés, que actúa reduciendo la cantidad de ácido del estómago. También están los bloqueadores H2 como la Ranitidina que bloquean la producción de ácido; los procinéticos como la domperidona que ayudan a mejorar la tonicidad del esfínter esofágico para que el contenido estomacal sea vaciado con más rapidez. Y finalmente, si se han agotado todos los tratamientos médicos y el bebé aún no gana peso ni talla, además de otras complicaciones, se opta por un procedimiento quirúrgico llamado fundoplicatura.

Algunas recomendaciones para evitar o disminuir el reflujo:

  • Evitar alimentar al bebé con grandes cantidades y hacerlo en porciones más pequeñas y más frecuentes.
  • Hacer eructar al bebe después de alimentarlo.
  • Mantener al bebé en posición vertical al menos 30 minutos después de alimentarlo.
  • Consultar con el pediatra si es recomendable espesar la leche con algún cereal o cambiar a una fórmula antireflujo.

Tambien te puede interesar: ¿Cómo alimentar a un bebé con reflujo?

Mi recomendación es que siempre que un bebé vomite con cierta frecuencia hay que consultar con el pediatra, ya que aunque en la mayoría de casos el reflujo en bebés será pasajero y mejorará conforme crezca e inicie sus primeras papillas, en algunos bebés será necesario investigar otras enfermedades subyacentes y quizás remitirlo a un gastroenterólogo pediatra.

Dr. Fernando Sumalavia González

Pediatra

 

 

Te puede interesar